día naranja, días de cine

espacio para compartir la experiencia de realización de la película día naranja

lunes, enero 29, 2007

desayuno en tiffany´s




estoy esperando: contratos, respuestas, reuniones, certificados de inversión, resultado de un encuentro internacional de estos que se llaman "cine en construcción", espero por puntos de cuentas y todas estas cosas que parecen tan ajenas al mundo del arte pero con son imprescindibles para hacer una película.
estos días he estado triste y tengo una sensación de frustración que me acompaña. cada vez que alguien me pregunta por día naranja no se si mentir y decir: "buenisimo todo esta superbien" o contar que la película esta prácticamente paralizada.
me pongo en los zapatos de los compañeros cineastas que han estado años con su película paralizada y se me encoje el corazón. estamos peleando tanto por que esto no nos ocurra!.
hace días lloré un montón por que a marianella - maravillosa productora venezolana y amiga que trabajaría con nosotros en bogotá- le salió un super trabajo que obviamente no podía rechazar por mi película, que en este momento es igual a la nada, pero perder a marianella fue un golpe duro. yo sabía que iba a pasar, nadie puede resistir meses y meses sin avanzar.
Con mis cortometrajes aprendí que hay etapas en la creación de una película que son tremendamente solitarias, estoy en una de estas etapas y con tantos deseos de seguir adelante.
claro igual cada día haces un motón de cosas: se revisan con un abogado los contratos, se vuelve a sacar el rif (registro tributario) que estaba vencido, se hacen fotocopias y cartas y cartas, se encuadernan unos dossier -sinopsis, fotos, ficha técnica, fotos del casting- con toda la información de la película para hacerlo llegar a inversionistas o interesados.
para olvidarme que estoy en este limbo, voy a clases de frances, mañana comienzo en unas clases para hacer algo de ejercicios, trato de ir mucho al cine -para mi ir al cine es como tomar prozac- trato de leer, recreo en mi cabeza el personaje de sol y pienso que cada cosa tiene su tiempo y que el tiempo que marca la vida siempre es perfecto. tengo que transitar por este momento, como diria carrie de sex and the city "con el mayor glamour posible".
las fotos de este post son de una de las películas que inspiró la estética del personaje de ana de día naranja : "desayuno en tiffany´s", redactando esta nota todo el tiemo tengo en la cabeza una frase marvillosa de este film: "he comprobado que lo que te hace sentir mejor es tomar un taxi he ir a tiffany´s...en un sitio así, no podría ocurrirte nada malo, sería imposible" (miss holly golihgtly. desayuno en tiffany´s de truman capote). aunque new york esta muy lejos, puedo estar allí con solo presionar un botón de mi dvd. sonrio y pienso cést la vie!

Etiquetas: , , ,

4 Comments:

At 8:25 p. m., Anonymous Anónimo Dijo...

parece que la directora de Día naranja atraviesa días grises, rachas en las que todo lo ajeno a su arte le asfalta el alma. en todo caso, sigue siendo divertido lo divertido de su blog: la racha de tristeza se engarza como un episodio más en esa historia paralela de la película que, casi sin lugar a dudas, en algún momento pasará a ser historia en la película. y es así como, al tiempo que suspira la justificada queja, la pátina del gris es automáticamente exorcizada: la pena se manifiesta como si fuera sólo una secuencia, como parte necesaria del equilibrio dramático de aquel guión paralelo que el blog despliega ante los lectores. alienta esta conjetura, además, el hecho de que la realizadora se inició en tiempos que eran verdaderamente oscuros, y pudo sobreponerse a los duros noventa con un discurso visual que lograba hacer astillas la posmodernidad mercadotécnica que se nos servía en rebosantes cucharadas por aquel entonces. lo hizo, además, dándole martillazos a aquella cosa horrenda, y no reparchando ingenuamente los presuntos refugios del pasado. si alejandra enfrentó, y le ganó en buena lid, a todo aquello, el spleen que parece agobiarla hoy no puede ser visto sino como nube pasajera. Día naranja se verá.

 
At 12:17 a. m., Anonymous Anónimo Dijo...

Ale tranquila muchas cosas pueden suceder, pero Paulo Coelho dice; "cuando deseamos algo con mucha fuerza, el universo entero se uni y conspira para lograr que este deseo se haga realidad" Recuerda lo que me dijistes para que un cineasta logre su objetivo debe enfrentar muchas adversidades, hoy tus adversidades se estan presentando asi que enfrentalas. Recuerda a tu amiga psicologa "el miedo y el dolor nos ayudan a recordar que estamos vivos".

Y cuando alguien te pregunte por Dia Naranja, solo dile la verdad, la unica verdad, que la pelicula va muy bien y que sera un exito.

Saludos. Se te quiere por mi cueva.
(kyotto-kawaxaki.blogspot.com)
Domino Hearvey

 
At 10:23 a. m., Blogger sonia Dijo...

Animo Alejandra. Ayer estuve en el pediatra con mi bebe Andres, su pediatra tiene el consultorio en Acquamater y me acordé de ti cuando vi tu papel llamando a un casting a madres embarazadas. Repasé como una película tu corto sobre la chica de Acquamater, y al rato la vi pasar a ella. En ese momento ella era la protagonista de su película: en su clinica, rodeada de sus pacientes, y yo, una más. La vida es asi: lenta, rara y corre por ranuras extrañas. Nosotros queremos cosas que no llegan al momento que nos parece "más oportuno". A veces nos creemos dueños de su curso, pero de pronto nos coloca en lugares y situaciones que nunca imaginamos. Me sentí pequeñita con mi hijo en brazos, preocupada tan solo de su malestar. Allá lejos en el tiempo estaba yo hablándole a tu cámara del oficio de titiritera. Ahora me veía "adentro" de otra película, en otro "corto".
Bueno, una reflexión que no sé si te ayude en tu tristeza, ya que una película es realmente un esfuerzo titánico. Te admiro. Un abrazo,

 
At 12:00 a. m., Anonymous pájaro Dijo...

Te conocí hace un tiempo en el espacio color verde donde laborabas. Me impresionó tu caracter, y me parecieron simpáticos los juguetes pegajosos que había en tu ventana. En un autobús conocí a alguien que quiere ser como tú, conversamos en la parada sobre su experiencia en la producción de cine, y me declaró su vehemente posición respecto a ir al cine. "Sólo porque yo trabaje en cine, no significa que tengo que calarme las películas de otros". Al mismo tiempo me dijo lo mucho que gustaba y admiraba de las personas con las que compartía su trabajo. Entonces entendí que hacer cine no es tanto la producción de una historia en la pantalla, que no es más que una amalgama de arquetipos entramados y su especificación en imágenes, sino la realización de la historia personal de cada uno de quienes participan en la creación de la película y sus experiencias compartidas. No es el propósito sino el proceso lo que da sentido a la vida.

 

Publicar un comentario

<< Home